jueves, 10 de agosto de 2017

Rue Bamako (Sobre una acuarela de Miquel Barceló)

Miquel Barcelo, Cuadernos de África (2004)


También las manos de l´artiste avivan sombras fugitivas para el trasfondo matinal de la acuarela: como un brindis del infinito inasible en la multitud de fronteras que esbozan una constitución definitiva para la belleza, el cromatismo absoluto de la existencia en la faz oculta de la mujer de Mali parece que cruza por primera vez aquel blanco antiquísimo, equidistante a la luz, del blanco de la acuarela tan sagrado como los huesos de los elefantes del desierto en Gourma. L´ artiste entonces prosigue la aguada, pincel en mano, con la biorritmia semejante a la danza de los dogones que encumbran las diferencias del matiz, la mezcolanza de los trópicos, el ditirambo de los atributos en la paleta de colores para diluir de una vez la riqueza de los arco iris del más allá en esta mañana diáfana de la acuarela, donde la distancia de la perspectiva hace visible las sombras oriundas de la convivencia feliz entre las únicas fronteras del color que posibilitan los encuentros venideros. L´ artiste dibuja los únicos límites posibles, lejos de la separación de los territorios físicos, las fronteras del pincel son medidas por el grado de extensión con el que amplifican los hallazgos del otro, pincel en mano, c'est finit, Rue Bamako.

Samir Delgado, Inédito, 2017