viernes, 5 de octubre de 2018

Traducción del poema "Tilo en la nieve / Linden in snow" (Sobre un cuadro de Alex Katz)

Alex Katz, January snow (1993)
¿Tal vez un año a otro sobreviene
como cae la nieve
o como las palabras de un poema?

BORIS PASTERNAK
*

LA nieve en la rama del árbol. Las cumbres planas del cuadro sucumben al color vegetal del invierno. Su duración asimila el lento proceso de secado- postergación del silencio- con la misma propulsión húmeda de la tinta china. Hay en esta nieve una vocación perpetua. Apenas anochece para ellas. Son un sol frío sobre la madera mínima. El letargo del blanco amilana los atardeceres en crudo. Si como dijo Kandinsky las plantas son una conjunción  de puntos y líneas, hay así tanta realidad viviente en el cuadro como en la naturaleza. Ambas orillas, la del lienzo y la del invierno, sueñan con volverse juntas hacia sí.

*

LA temperatura nívea está fuera de dudas. Su frialdad atestigua las vigilias fértiles de los ángeles. Cada fuente del blanco nutre de líquidos la realidad, así el frío expande la fuerza motriz de los caudales infinitos del color neutro. Pienso en la semejanza simbólica entre la nieve y la tinta del poema. Parecen juntas una dicotomía irresoluble. Sin embargo se bastan cada una en sus reinos soberanos para dar sustancia al paisaje invernal. Los primeros bocetos de luz anticipan la nevada prematura. Amenazan con instalarse en los tejados del tiempo, vienen ellas solas del horizonte subjetivo del artista hacia el atardecer interior del marco.

*

A solas el pájaro carpintero posará de lleno su fugitiva silueta sobre las cortezas gélidas del atardecer. Invisible para el absoluto prisma de cualquier mirada, su presencia timbra ecos indómitos en el más acá del tronco matriz anterior. Aquí lo silvestre pasajero adquiere altos vuelos imaginarios. ¿De dónde proviene el pájaro carpintero? La sombra exterior- azul oscuro casi griego- es el predilecto quehacer de lo inaudito terrestre. Y algo de pájaro carpintero tiene la mano del artista: es la nieve para el año nuevo.

Maybe a year overcomes another,
just like falling snow,
or the words of a poem?

BORIS PASTERNAK

The snow over the tree´s branch. The plane summits from the painting fall upon the fruitful color of winter. Its spell grasps the slow process that is drying—moratorium of silence—with the same humid drive from the Chinese ink. In this snow, we find a perpetual calling. It is barely dark for them. It is a cold sun over the slightest piece of wood. The whiteness disinterest agitates the rawness from the sunsets. If as Kandinsky said, plants are a conjunction of lines and dots, there is in them such a living reality as much in the painting as in nature. Both edges, from the canvas and of winter, desire to become together, into one another.

*

The snow like temperature is doubtless. Its coldness attests the fertile vigils from the angels. Every white fountain nurtures with liquids the reality, thus making the cold the main force in the infinite stream of neutral color. I think about the symbolic resemblance between the ink of the poem and the snow. They seemed together an inexplicable dichotomy. Regardless, each of them is capable in their own kingdoms to provide substance to the wintery landscape. The first sketches full with light threaten to install themselves over the rooftops of time, premature snowfall, they come together alone in the artist´s subjective horizon towards the interior sunset of the frame.

*

Unattended, the woodpecker will firmly settle its fugitive figure over the sunset´s icy rinds. Invisible for the absolute prism of every glaze, its presence appears echoes near the insides of the log´s womb. In here is where the wildlings passengers acquire the highest of the imaginary flights. Where does the woodpecker came from? The outside shadow, the darkest shade of blue, almost Greek, is the favorite burden from the silent earth. And the woodpecker has something to do with the hand of the artist: it is the snow for the New Year.


*Traducción al inglés de Layla Benítez James

sábado, 15 de septiembre de 2018

"Los escombros" Poemas escogidos del libro "Las geografías circundantes. Tributo a Manuel Millares"


 
Manuel Millares (1926-1972) Animal de fondo

¿De dónde estos escombros,
estos mancos derrumbes,
agujeros en trance de aún ser más agrandados,
lentas tiras de tramas desgarradas,
cuajados amasijos, polvaredas de tiza,
rojos lacre, de dónde?

Millares 1965

RAFAEL ALBERTI


 CUADRO 190 B

                                                                              [Arpillera, 1962]


LA ESTALAGMITA del negro
expande timbres sumergidos
bocinas tartamudas
ronquidos interiores
jugos gástricos de la hecatombe

arriba la insignia blanca del vértigo
destrona los tachones mántricos
las avaricias onomatopéyicas
el diluvio infértil de las opacidades
                                       /en el cuadro

un acantilado de mutismos
resiste (a ras de suelo)
la pandemia del negro
multiplicando en el exterior
las cañerías de la normalidad dominante

la arpillera implosiona su desvarío
dulcifica en sí todas las arritmias

enduerme la sincronicidad del caos
a una temperatura irregular de 190 B
 


DIVERTIMENTO PARA UN POLÍTICO                                                                                     
                                                           [Arpillera, 1963]


LA CARCAJADA uniforme
corretea su negro vociferante

por un tríptico de luz contra las cuerdas

(suela cartón y lata)
cobijan el podium de la dignidad

atemorizada por el santiamén 
que emborrona un millón de nalgas y
  /pezones
bajo las coseduras oprimentes del
/bruno abolengo

todavía la carcajada insufla a los espantajos
del decorado su verbigracia del suplicio

y firma sentencia perpetua
contra los blancos apolíneos del amanecer


ANIMAL DE FONDO

                                             [Arpillera, 1963]
                    
                         La similitud no se funda en el vacío
                                                  ni la parábola en la nada

                                                                                     TERTULIANO


ESTA TROMPA protofísica flota a dentelladas desde una obertura siniestra en la ponzoña universal. Mal anda el espécimen debido a las magulladuras recosidas con los hilos apóstrofes del alisio. Esta trompa de extrarradio acumula sedimentos del cautiverio castellano en los andamios siderales. Redivive el ejemplar por la succión de trifolios sudorientos del parnaso y asperezas turgentes de la nada. Depredador divagante en profundas áureas magnitudes del oráculo. Esta geotrompa dícese en la posteridad un animal de fondo.     


 ARTEFACTO PARA LA PAZ  
                                                                                                                                                                                                                              [Arpillera, 1964]                                              


Armazón con abalorios del presagio glacial
Reactivador neutral de urgentes diplomacias
Timbre absorbente de hélices termonucleares
Emulador sinérgico de las órbitas democráticas
Francotirador justiciero con dispositivo retardado
Antena fronteriza para los decibelios expatriados 
Cilindro ecológico preservativo de catástrofes
Tótem aglutinador de los honores insurrectos
Órgano condensador de la hambruna tardoglobal

   10...9...8...7...6...5...4...3...2...1...0
                                                          
                                            


         GALERÍA DE LA MINA
                                                                                                            [Arpillera, 1965]
                                            
                                 Allí donde el aire penetra
                                            no pueden existir tinieblas

                                                   LEONARDO DA VINCI

LA MINA expulsa
en su frontón astral
la tos de vagones
                     (sin retorno)

tras la sutura parmenídea
del blanco satén en vísperas 

con tornasoles menguantes 
del inframundo nigromántico

la arpillera es un ocaso rococó
(floresta oleaginosa pútrida)
con sahumerios verbalicios

en el periódico
del señor diputado
(mamífero falangista)

leyendo la huelga
asturiana indefinida



ASESINATO DEL AMOR
                                                                                                                               [Arpillera, 1966]
                                
                     Estas magistrales transferencias
                            desde lo vivido a lo pintado

                                            J. M CABALLERO BONALD                                                                                  
UNA BALA
ensangrenta
las sienes
de la víctima

eros yaciente
en el semisótano
de la eternidad

enduela su hora

la musa
(colaboracionista)

 


         EL SILLÓN O BLANCO Y NEGRO

                                                                              [Arpillera, 1966]

                                 Sin otro destino que la nada,
                                            la sombra y la ceniza

                                               JUAN EDUARDO CIRLOT

¿DÓNDE fuiste
o cuando volvés
alberto greco?
        
el sillón quedó
de tan negro
así de blanco

todo tuyo
(vacante)
        



         A MIGUEL HERNÁNDEZ

                                             [Arpillera, 1967]

                     Sigo en la sombra, lleno de luz, ¿existe el día?
                                                                                                MIGUEL HERNÁNDEZ


LA EMPATÍA del romance
también contagia el óbito

los embalajes del verbo
abultan la causa perdida

con prolongaciones níveas
y salvoconductos etéreos

de esperanza entrecomillada 
        
josefina a este lado
del ventanuco
sigue a la espera
        
y es ella (ahora)
desde el negro
en su clausura

quien te saluda


OBJETO NEGRO

                                             [Arpillera, 1968]

                                            
       EN este cielo                        
         X     todas las nubes     X        
                 son colonias        
                 de la noche                      
                            




DE ESTE PARAÍSO

                                             [Arpillera, 1969]

            Es propio de la naturaleza de la razón
            percibir las cosas bajo una cierta especie de eternidad

                            Ética 2. Proposición XLIV, Corolario II

                                                                           SPINOZA

                                           
EL NEGRO carnedillo de este paraíso hace la nada del todo.

Está más que negro en la boquiabierta negrocidad de cada uno de los infinitos lutos que vociferan la intemperie negritacional.

El negro apagadísimo que relumbra el negrotismo atávico de la mudez absolutamente callada en su completo anonimato de luna oculta.

El negro de siempre que masca las más negras mortandades.

El negro solamente solo que se despide negramente de su negra lejanía total.

Sin los demás negros del negro:

El oscurinegro fatal de la eternidad
                                                                                                                         


         DE ESTE PARAISO II

                                             [Arpillera, 1969]
                                                       
                            El que imagina que se destruye aquello
                                            a que tiene odio se alegrará

                                                    Ética 3. Proposición XX

                                                                         SPINOZA

Y COMO nunca un falansterio
obtuvo culminación en lo real

el negro quintuplica sus tentáculos
sobre las muchedumbres planetarias 

y el dolor
         y la renuncia
                     y el martirio
                                 y la desolación

por doquier campan a sus anchas
agrandando la sed de los más débiles
hasta el límite vocal del negro tumefacto


-de la tronera de este paraíso
por suerte nadie vuelve jamás


         DE ESTE PARAÍSO III

                                             [Arpillera, 1969]
                                                       
                                                          
La idea de Dios, de la que se siguen infinitas cosas
en infinitos modos, sólo puede ser única

                                                         Ética 2. Proposición IV

                                                                            SPINOZA


ESTE NUDO todopoderoso del negro afloró pétalos débilmente blanquecinos de casi pequeñísimas centésimas de júbilo por el extraño contagio que los desheredados huérfanos insurrectos parapetaron sobre las azoteas de la última primavera. Este nudo negrísimo germina más allá de sus floripondios de sotana el exterminio ocular sobre toda la negritud posible de este paraíso todavía bárbaro semioculto clandestino a la esperanza oceánica del mundo.



Samir Delgado "Las geografías circundantes. Tributo a Manuel Millares" (Gobierno de Canarias, 2016)

sábado, 1 de septiembre de 2018

Exposición “Santuario” El estudio de la artista Paty Aguirre

Obra de Paty Aguirre, "El Paraiso",
Óleo sobre tela, Exposición Santuario, Museo Los Gurza (2018) 

La artista duranguense Paty Aguirre tiene vocación y futuro, la configuración de su obra plástica prosigue hacia adelante fundiendo el sincretismo de lo circense y lo tragicómico, tanto la ironía como el compromiso, la polifonía y el susurro, la densidad y el flirteo, entre la máscara de polichinela y el juego de estarcidos



La adoración del sol también es idolatría. Bajo el imperio de las calculadoras y los spots consumista la lógica dominante de las imágenes en circuito cerrado de la pantalla global conlleva a una barbarie cotidiana que resulta asimilada como lo normal en el mundo de la vida social. Lo dijo Walter Benjamin en uno de sus escritos más visionarios: el capitalismo se convertirá en religión. Y ante la inminencia del colapso solamente el arte puede redimir la agonía acumulada de la existencia mortal sobre la faz de la tierra. 

Todavía la pintura resiste a la manera de actividad maravillosamente improductiva frente los embates enajenadores de un sistema saturado que incrementa a cada hora la pérdida de fe en la imagen como hábitat utópico. Si la pintura ha sido un bastión esencial como contrapoder que ha abanderado multitud de experiencias de vanguardia en el discurrir del arte- el lienzo es un ilimitado campo de batalla dijo Antonio Saura- la existencia real y tangible de una joven artista como Paty Aguirre en el precario censo demográfico del panorama de la creación plástica en el norte de México significa a todas luces una clarividente promesa de futuro.

El estudio de artista de Paty Aguirre en la calle Constitución del centro de Durango representa un capítulo más de otra novela ideal para el irredento Georges Perec e incluso un ejemplo de la morada del artista para la poética del espacio de Gastón Bachelard, Paty Aguirre ha vivido en distintos departamentos de un mismo edificio pintando su obra lienzo a lienzo, día y noche, como una forma de pervivencia de ese ideal protagónico en el que la mujer creadora forja su propio destino afrontando los obstáculos de la mediocridad institucional reinante y el modelo social abusivo y extorsionador del patriarcado neoliberal. Su pintura es un juego vital, el romance íntimo con el demiurgo de la creatividad, provocación y delirio, éxtasis a flor de piel, exuberancia y derroche de un santuario impregnado por la antorcha de la vida misma de una artista irreverente, consciente desus dones y resueltamente aplicada a la ardua tarea postedénica de volver a morder todas las manzanas prohibidas como un reclamo justo del derecho universal al goce de la existencia.

Entre los cuadros del “Santuario” de Paty Aguirre hay una entremezcla sutil de iconos sacros y paganos, imágenes de vírgenes y santos deconstruidos cuyo aura desmitificador no deja de ser igualmente hechizante para advertir desde la primera mirada al cuadro que hay una obra en proceso, seria y mordaz, con simbolismos trabajados en la estructura de una mitología propia que convierte sus lienzos en especies de mónadas de lo posmoderno, con una carga erótica repleta de dicotomías y paradojas, audacias de la mirada de Paty Aguirre que incorpora incluso su bestiario particular y una puesta en órbita de un mundo personal que ejemplifican la sensibilidad curtida hacia la naturaleza animal y el hálito de toda vida al filo extremo de la muerte en los tiempos de una catástrofe permanente a la que también -como nadie después- dedicó una canción implacable el poeta defeño Mario Santiago Papasquiaro.

La artista duranguense Paty Aguirre tiene vocación y futuro, la configuración de su obra plástica prosigue hacia adelante fundiendo el sincretismo de lo circense y lo tragicómico, tanto la ironía como el compromiso, la polifonía y el susurro, la densidad y el flirteo, entre la máscara de polichinela y el juego de estarcidos, ella aclimata cada cuadro con la mirada hacia la inmensidad del mundo que proveen los ventanales de su estudio de artista, en donde el cielo y la tierra se confunden igual que en su pintura, para el goce inaudito de quienes disponen del privilegio y hasta del valor necesario que se requiere, para visitar por unos segundos al menos, el santuario de su arte.





Museo Gurza, México 2018